October 28, 2021

La pandemia afectó tu economía. Esto debes hacer

Es bien sabido que los informes de las agencias contienen una buena cantidad de errores. Si encuentras algunos, haz el reclamo. Para empezar, contacta tanto a las agencias de información crediticia como a las empresas de servicios financieros que puedan haber proporcionado la información incorrecta (la CFPB tiene una buena guía al respecto).

Y en cuanto a tu declaración de impuestos, nunca está de más organizar todos los datos fiscales que puedas durante los últimos meses del año de calendario. Es un registro de tu pasado reciente y una ventana a tu futuro a largo plazo (por ejemplo, a través de cualquier anotación sobre ahorros para la jubilación). El proceso también puede servir como recordatorio de que a menudo hay al menos una cosa más que puedes hacer en el presente para ayudarte mientras le entregas menos dinero a varios organismos gubernamentales.

Prepárate ahora y podrás presentar la declaración de impuestos lo antes posible en 2022 y obtener rápidamente cualquier reembolso que te corresponda. Una advertencia: a Donna Trainor, planificadora financiera y contadora de Atlanta que ha realizado un extenso trabajo pro bono con personas en peligro de perder sus casas, le preocupa que los beneficiarios de los nuevos pagos mensuales de crédito fiscal no se den cuenta de que es una especie de anticipo. Conseguirlo ahora significa que puede que no recibas un reembolso por la misma cantidad de impuestos que lo habitual, por lo que tendrás que restar esa expectativa de tu presupuesto de 2022.

Ahora, hablemos sobre lo que sientes.

Incluso para quienes están acostumbrados a la incertidumbre financiera, la pandemia podría haber incrementado el tipo de pensamiento catastrófico que puede llegar a deteriorar tu capacidad para planificar y establecer prioridades.

En Hollywood, los trabajadores parecidos a la gente de teatro como nuestro mentor financiero Stephen, a menudo terminaban paralizados por el miedo incluso si eran exitosos, dijo Leighann Miko, cuya empresa de planificación financiera suele trabajar con personas que brincan de un trabajo a otro.

“El temor era que la situación tardase mucho más en mejorar”, comentó Miko. “La gente llegó a pensar que iban a tener que buscar otro tipo de empleo”. Lo que en realidad querían evitar era lo que ella calificó de “Plan Z”, es decir, trabajos anteriores en diferentes industrias que esperaban no tener que volver a aceptar nunca más.

Miko ve una especie de cicatriz psicológica en la gente que la rodea, incluso en las personas que ganan 600.000 dólares al año. Sí, lo sé, pobrecitos, pero ellos saben muy bien que incluso sin pandemia, siempre corren el riesgo de tener un año con solo 30.000 dólares en ingresos. Para ayudar a aquellos que no pueden concebir hacer otra cosa que no sea sus trabajos de ensueño, por los que han luchado tanto, Miko hace planes y estrategias y trata de hacer que los sigan.

Article source: https://www.nytimes.com/es/2021/09/20/espanol/finanzas-pandemia-consejos.html

Speak Your Mind